Hablándonos de Tuit

Image

El próximo decenio se caracterizará por un nuevo igualitarismo. Los puntos de vista tradicionales acerca de la singularidad de los rasgos nacionales, étnicos o culturales desaparecerán ante el sentimiento de un denominador común: la situación de crisis de la mayor parte de las economías nacionales

-Joseph Brodsky “Visto desde un tiovivo”, ensayo escrito en 1990.

También dice Joseph Brodsky que, “hablar de temas insignificantes, como o señalaba un día el humorista polaco Stanislaw J. Lee, no pasa a ser realmente importante sino cuando aparecen los signos que anuncian el fin del mundo. En nuestros días ya existe una aldea dentro de las redes sociales llamada Twitter y quienes la habitan son denominados tuiteros. La feria de las clasificaciones: en lugar de ser simplemente una persona que además de la ocupación que tiene (aunque sea ocuparse en buscar empleo) también gusta de enviar mensajes de 40 caracteres, es clasificado como tuitero. Están también los feisbuqueros. Y resulta que hay feisbuqueros que son tuiteros. Pero la realidad es que bien nos llegarían a hacer la pregunta crucial: ¿qué eres? ¿feisbuquero o tuitero?

¿Por qué a los que usan celulares no se les denomina celuleros? O quienes trabajan frente a una computadora se les llama computeros? Aquí me detengo: existen los peceteros enfrentados a los macqueros (los macs). Y es un enfrentamiento verdadero: cada uno es leal a su sistema operativo. No sé si esta rivalidad la generó Apple, pues todos quienes somos de estas huestes (me incluyo) no podemos concebir tocar una PC. Así.

Probablemente la designación tuitero (de los otros hablaremos en otra ocasión) se deba a que no todos tienen acceso o gustan de tuitear. Cuando sea una costumbre generalizada el letrero se caerá (ojalá, porque es algo incómodo que te denominen así).

Para mí, el hecho de denominar a “los tuiteros” me hace pensar que se refieren a personas que no tienen otra cosa mejor que hacer que dedicarse a enviar mensajes. Hay escritores que tuitean y no los llaman tuiteros. Hay artistas que tuitean y no los llaman tuiteros. Así que uno entra en la clasificación de tuitero casi como si se fuese un ocioso.

Pero están los dedicados a todo lo relacionado a las redes sociales: cómo aprovechar mejor un sitio web, cómo generar más visitas a un blog (también están los blogueros), cómo tener más seguidores, recomiendan páginas de interes, buscadores más eficientes, anuncian la applicación (app) más reciente, etc. Estos escapan de la denominación de tuiteros porque son los expertos de las redes.

Ya sea unos u otros podemos distinguir distintos tipo de tuiteros. O bien nos podríamos preguntar, ¿quiénes son las personas asiduas al twitter? Entre percepciones y azares ofrecemos estas posibilidades.

Los tuiteros son los solos, los incomprendidos, los rebeldes con causa

Para nadie es novedad que los movimientos sociales ahora tienen un arma eficientísima en el twitter. A menos de que corten la señal para poder enviar/recibir mensajes, es un instrumento que ha sido vital y realmente innovador en la congregación de masas que luchan por un fin en comùn.

Así como dentro de las mismas redes, sin necesidad de poner un pie en las calles y ahorcar el tránsito, los tuits generan una auténtica revolución de información: datos que vienen y van casi ipso facto.

La gente se queja, expone, denuncia, se comunica.

Podría parecer que la gente de twitter tiene un nivel académico más alto. O son personas interesadas en cuestiones políticas y culturales. Son aficionadas a leer. Poco o mucho, pero gustan de leer. Gustan del cine y la música. Son fans de bandas de rock, comparten fotografías y pensamientos antes del concierto ansiado, durante y después.

Son los imcomprendidos que se conectan entre sí. La unión de los rebeldes nuevos. Una rebeldía cómoda pero eficiente, pues ha sabido probar que cuando existe una unión se fortalece el mensaje, la proclama, y sí genera una atención. No cambia una realidad pero sí genera atención. Una atención que poco a poco atestiguamos menos goza una manifestación en la calle.

Las movilizaciones en twitter podrían convertirse en el más democrático, pacífico y ecuánime instrumento de protesta. 

Primero, porque genera noticia. Porque son recogidas por los medios masivos que ya dedican secciones a dar a conocer lo que los “tuiteros” (o de cualquier red social) están diciendo.

Segundo porque es una voz sincera.

Pese a que partidos políticos llaman a sus simpatizantes a realizar “guerras de mensajes” denostando al enemigo y ensalzando al líder, para quienes están metidos en el twitter se “siente” la honestidad o no de un mensaje.

Más que nada porque los políticos no entienden ni papa de comunicación, de comunicarse. Entonces sus mensajes se notan como una vaca fosforescente.

El twitter es de los solos.

Este medio ha sido también cobijo de quienes se sienten solos internamente como físicamente. Personas de edad madura que logran vencer la barrrera del miedo y se lanzan a la aventura de tuitear pueden encontrar compañía y pueden llevar a cabo un ejercicio cada vez más vedado: compartir ideas.

Porque en twitter no se conversa: se comparten ideas y ocurrencias.

También están los solos, los incomprendidos del amor, los que buscan una voz distinta, lejana pero que les hable de ellos mismos.

El twitter es un modo de desahogo sano.

Se puede ser lo más agresivo pero al final son palabras electrónicas que son recibidas o ignoradas.

El twitter del sexo

Hay una vertiente del twitter no tan vociferada pero muy propagada: el tuit sex.

Aquí la gente se envía mensajes para compartir instantes de calentura sexual. Se presumen enormes miembros viriles, o las bien formadas nalgas, los senos montañosos. Todos se ofrecen y ofrecen. Todos, la gran mayoría, aparece con un nickname (un alias), tanto de nombre como de foto como avatar. Pocos ponen su foto real. Y muchos de ellos (el 70% , según los expertos, para los que gustan de estadísticas, datos duros) se cambia hasta de sexo.

Muchos aparentan condenarlo, pero posiblemente también es una ventana de libertad que no causa mayor daño si no sale de esos límites virtuales: las fantasías sexuales.

Quién no entiende el twitter

Quienes abren una cuenta y simple y sencillamente no tuitean no entienden el twitter.

Quienes solo esperan recibir elogios no entienden el twitter.

Quienes buscan acumular seguidores (comprando los accesos o mediante links) tampoco entienden el twitter.

El twitter es para tuitear.

La frecuencia la decide cada quien, por supuesto. Pero el twitter es para que la información vaya y venga.

Si un personaje público abre una cuenta de twitter es casi una obligación que responda los tuits que le envían. Con la lógica comprensión de que no podra responder a todos. Pero debe existir ese ser vivo en esta red, de otro modo es casi denostado por “la comunidad tuitera”.

¿Para qué abres una cuenta si no vas a tuitear?

Facebook, por sus características y fines, es más social que Twitter en el sentido de que Twitter es más informativo, es más inmediato. Se trata de concentrar una idea en máximo 40 caracteres.

Twitter es un gran concentrador y facilitador de información, es muy sencillo navegar de un “escrolazo” y detectar los links que vamos a leer o no.

El twitter contiene una forma de solucionar algo que todo ser humano, y más en estos tiempos, necesita: reconocimiento.

Un simple retweet significa reconocimiento. Un gesto amable.

Twitter y la censura

Si twitter tiene esta gran presencia en todo el mundo es que en sí misma no es comercial. No te atiborra de anuncios que jamás pediste. Pero es la más inteligentemente comercial porque es respetuosa, hasta ahora, de las personas. Un hashtag que cause conmoción puede jalarme y ahí yo puedo enterarme de algo que bien puedo comprar o no.

Twitter se aparta y uno mismo revisa aquellos lugares en donde se encuentran los productos (música, accesorios, alimentos, etc) que uno comprará de uno u otro modo.

Pero Twitter en sí mismo “no te presiona”. Para mí es de sus virtudes más gratas. Cuando me aparezcan banners en mi perfil seguramente comenzaré a alejarme de él. Ojalá no lo hagan nunca. No lo necesita.

El Twitter y la igualdad

El twitter nos pone en un mismo nivel a todos los seres que están dentro: rey, presidente, senador; artista, cantante, actor, empleado, oficinista, estudiante: todos son iguales.

Es la más pragmática manifestación de igualdad. Cualquiera puede enviar un mensaje directamente a esa celebridad o “persona muy importante” (VIP) y felicitarlo, criticarlo o agraviarlo.

Alguien dentro de esta red debe estar conciente de que de eso se trata. Y se tienen mecanismos para bloquear a ese insistente que ya pasó al acoso.

Las reglas de comportamiento en twitter las va marcando la misma gente. Se pueden distinguir subgrupos pues los enlazan sus gustos compartidos, o sus mutuo enojo ante algo. Uno puede bien estar o no ahí. Es la plena libertad de elección individual.

La contradicción de la libertad de expresión y los autoritarios

Es de hacer notar que la libertad de expresión en Twitter es total. Esta es su mayor virtud y fortaleza…pero también su punto débil. Si llegase un régimen en el cual se implantase una censura sobre Twitter este no pasaria de ser un canal comercial, perdería la identidad cultural que se ha ganado y por la que es reconocido.

Actualmente hay discusiones sobre “legislar” el twitter, es una discusión acalorada y polémica. Hasta ahora su esencia ha permanecido intacta.

Probablemente los propios países se imponen una autocensura o no nos percatamos de ello. Quizá, muy oculta, la censura podría manifestarse en no la cancelación de un tòpico pero sí en la superposición de otros para mitigar aquellos que no se quiere crezcan.

Quizá es el mismo interés de los tuiteros.

Si tuviesemos una conciencia más global entonces todos podríamos protestar al unísono por la falta de oportunidades de estudio gratuito en Chile con Camila Vallejo, o hubiesemos unido las voces con el lejano oriente.

Esta delimitación, aún ignoro si es provocada por la misma comunidad o “una mano oscura” la conduce. En estos tiempos las teorías de la conspiración se antojan poco descabelladas.

Es un conjunto de varios factores.

Nota sobre los asesinatos de periodistas y las redes sociales

Por eso me llama mucho la atención los atroces asesinatos cometidos contra periodistas en México. Esto refleja la ignorancia de los perpetradores acerca de las redes sociales.

En realidad hoy en día informar lo que sea no hace daño. Por lo menos a los poderosos. Incluso se burlan y responden cínicamente los tuits que los denuncian.

Un periodista exponiendo “la verdad”, sacando los trapitos al sol de un político ya no debiese ser motivo para matarlo. Solo tendrian que entender que no pasa nada.

No quiero subestimar el valor del ejercicio de los verdaderos periodistas, solo quiero apuntar que si supieran utilizar las redes sociales los perpetradores se darían cuenta de que no tiene caso.

Por supuesto que asesinar a un periodista manda un mensaje para que se autocensuren.

Imagino que solo en casos en que hayan revelado datos que pudiesen provocar que un colega criminal tome represalias, otro tipo de revelaciones se las lleva el viento…desafortunadamente.

¿Qué presidente mexicano ha sido juzgado por sus actos? ¿Qué prominente empresario? Ninguno. Ninguno de los que están controlando los medios, bancos, y cárteles.

Matar no calla la noticia. Matar a un periodista aviva la necesidad vital de revelar la verdad. Y un verdadero periodista sigue y sigue hasta el final. No los van a detener matándolos.

Twitter, México y la poesía de la contradicción

En México hay una gran tradición poética. La juventud es asidua a la poesía. No hay joven que no conozca un poema de Benedetti, de Sabines o aún busque y postee uno de Octavio Paz. No hay joven en twitter que no retwittee una frase de Borges. Pero los mismos twitteros son poetas populares y esa influencia no viene de los grandes escritores sino de, básicamente, dos músicos: Gustavo Cerati y Enrique Bunbury.

Hay más referentes pero los más sólidos influyentes son estos dos artistas que curiosamente nacieron bajo el mismo signo de Leo y son contemporáneos.

Ambos reflejan en sus letras influencias del lenguaje publicitario combinado con, ciertamente, los escritores que mencionamos y de muchos más.

Ambos escriben contradicciones que son no solo bien recibidas por su público sino imitadas.

Y es que en la contradicción está el equilibrio, yo siempre lo he creído. Hoy en día si uno se contradice es anulado. Es como un “ya perdiste porque te contradices”. Yo pienso que las contradicciones, la comprensión de las contradicciones nos ayuda a abrir nuevos canales de inteligencia y de tolerancia.

En realidad, a título personal, toda mi aventura novelística y ensayística y por supuesto poética ha sido nutrida por las contradicciones. En mi libro inédito “La teoría de las contradicciones” abordo este tema desde una aproximación filosófica. Un trabajo que me ha tomado varios años.

Pero siento que para allá va el rumbo del pensamiento.

Luego de este largo paréntesis concluyo: twitter es una divertida innovación ahora que estamos tan escasos de verdaderas innovaciones.

Twitter está más cerca de la búsqueda de conocimiento que Facebook , por ejemplo.

Pero uno no es “tuitero”, es simplemente alguien con nombre y apellido que además de teléfono, tele y computadora, tiene twitter; así, virtualmente. Porque tener acceso a twitter significa tener un medio sólido, pero en sí mismo es un medio también y “algo que llevas contigo”.

Gabriel Garibay, quien escribe estos comentarios estudió comunicación y fue escritor directo de publicistas connotados como Carlos Alazraki, Santiago Pando, Pepe Beker, Arturo Vázquez T. Además ha estudiado semiótica y las últimas tendencias en materia de comunicación. 

Luego de trabajar en agencias como McCann Erikson, J.Walter Thompson, TErán/TBWA (México y Nueva York), de colaborar con los publicistas citados; ganar reconocimiento como un destacado creativo; se ha dedicado a la literatura de ficción.

Cuenta con más de 14 libros escritos, muchos de ellos disponibles en librerías virtuales como Amazon y Bubok.

Es asesor creativo de campañas y estrategias para redes sociales y para figuras públicas (artistas, políticos, figuras públicas) en México.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s