El presente en sepia

Es revelador, también irónico lo que hallé, ¿fue a propósito o es una broma de la historia de ese partido? Abro el día de hoy la página del PRI y aparece en un recuadro activo (banner) la imagen del llamado virtual presidente de México, Enrique Peña Nieto ¡en tonos sepia! El tono que nos tranporta a la nostálgia, al pasado, como las viejas fotos de los abuelos.

El Pri siempre ha creado escuela en lo que a la confección de sus discursos se refiere. Una escuela que no ha cambiado mucho. Un tono que aparenta ser respetuoso pero que raya en una solemnidad que bordea el ridículo y la burla. Siempre es conciliador, siempre presenta un tono que aparenta ser humilde pero que no puede ocultar su actitud “perdona vidas” del cual, si pudiesemos tener subtítulos con la verdad se leería, “sí te entiendo, te comprendo; pero yo soy el que sabe, yo soy el que tiene el poder, y yo te voy a decir cómo y cuándo”. La ya legendaria actitud paternalista.

Con esta sola imagen tenemos la huella digital de lo que el Pri siempre ha sido y siempre será. Unestilo que puede ser visto ya, sin pretender hacer elogio, como clásico. El tiempo del PRI resiste el tiempo como ningún otro.

 

Imagen

El signo de Nieto y de los tiempos que se vienen

El sr. Nieto es de signo cáncer. Son altamente imaginativos y soñadores. A grandes rasgos este signo se caracteriza por ser hermético si no se le es presentado un panorama que él considere amistoso o seguro. Es muy apegado a la figura maternal. Es tendiente a mirar más al pasado que al futuro o el presente. No necesariamente vive en él como un piscis, pero también lo ve con nostalgia y, dependiendo de la vida personal, con alegría y añoranza. Cáncer y piscis son similares en que son naturalmente nobles.La cuestión es que, sea cual haya sido la historia, para el general de los cáncer el pasado es mejor, porque es lo ya vivido, lo más seguro porque ya sucedió.

El general de los cáncer añora la familia y el hogar. Donde sienta que es su casa ahí se sentirá seguro; sobre todo si quienes son su familia lo arropan y sobre todo, le manifiestan reconocimiento.

Lo que más persigue o necesita un cáncer es sentirse reconocido. Son leales, en contraste con un escorpión que también es leal pero a la mínima sospecha traiciona y puede ser vengativo. Un cáncer opta por meterse a su concha, tristeando su desventura. No son muy dados a pelear, prefieren retirarse. Son tendientes a los extremos. Puede ser el más tierno o el más desconsiderado. Difícilmente un cáncer ve las medias tintas o el equilibrio. Es o blanco o negro. Su misión es hallar su punto neutral, su equilibrio y en eso invierten el mayor tiempo de su existencia, reflexionan mucho sobre ello, al grado de vivir atormentados. Hay quienes lo logran si se esmeran en verdad, el Dalai Lama es un ejemplo, raro, raro ejemplo. Nicola Tesla es otro claro ejemplo de un cáncer o Frida Kahlo. En otra orilla: Vicente Fox.

Un cáncer desarrolla de manera más constructiva su personalidad en el ámbito de las humanidades: escritor, inventor, artista, arqueólogo.

Un cáncer tal vez no se identifique por ser rencoroso, pero si siente que le hiciste daño te evitará.Un cáncer, al ser tan poco sociable busca tener amigos, pero a la primer desilusión será casi imposible que lo saques de su coraza. A menos de que esté enamorado, entonces puede sufrir un rato porque para cáncer el amor es un eterno penar.Pero un cáncer se puede enamorar constantemente y hasta de las piedras por su carácter soñador.

Un cáncer es naturalmente imán, tiene “ángel”, es atractivo, cae bien. Tiene un deseo intrínseco por “salvar al mundo”, pero, nuevamente, dependiendo de las condiciones en las que se encuentre, de su entorno, si este no le es favorable o grato puede actuar de manera agresiva, replegarse en la pasividad o incluso comportarse de manera auto destructiva. Los cáncer son dramáticos como los piscis, pero estos son más trágicos. Cáncer llega amar andar con la capa oscura de la incomprensión, y sí, son difíciles de comprender por su carácter extremoso. Cáncer es quizá uno de los signos zodiacales más complejos y complicados de todos. En síntesis: son extremosos, son muy emocionales. No son tendientes a la frialdad, pueden ser caprichosos. Son pasivos, por eso llegan a ser propensos a explorar ámbitos más espirituales.

Un cáncer puede tener gran iniciativa en asuntos personales, íntimos, que le otorgan una sensación de reconocimiento porque no necesita a tal grado la aceptación de los demás; no se caracteriza por ser combativo o proactivo. Ellos tienen que fijar sus propios tiempos y son los más disciplinados. Tienen gran entusiasmo cuando inician un proyecto pero son muy fáciles de disuadir. Es muy sencillo desilusionar a un cáncer. Le cuesta mucho trabajo concluir proyectos que son en colectivo. Tiene que ser algo que verdaderamente lo entusiasme y en el que se valore su desempeño. No son muy sumisos, se les dificulta obedecer órdenes si estas son dadas en tonos despectivos o que quieren marcar superioridad. Pero si admiran a alguien son leales a toda prueba y hasta obedientes. Solo necesitan tener las reglas claras y ser tratador con respeto. Humíllalos y se retirarán. Un cáncer no sabe jugar “bajo la mesa”, no saber decir algo que quiera decir otra cosa. Son muy directos o no dicen nada.

Un cáncer sobrevive mejor, se desenvelve mejor en soledad. Muchos llegan a ser ermitaños y renegados de la sociedad, pues siempre están recriminándose algo del pasado, casi siempre relacionado con la figura materna.

Como son inicialmente tímidos su interacción con la sociedad es poco sencilla. Contrario a un Aries que es naturalmente lider, activo y emprendedor, gregario, que sabe conducir y puede llegar a ser el más fino manipulador, por ejemplo. Cáncer y Aries llegan a ser una buena pareja. Aries sabe hacer sentir bien a Cáncer, mientras aquel lleva muy sutilmente las riendas y este, que aparenta llevarlas se deja conducir.

Leo es otro signo naturalmente lider. Los Leo virtuosos son como el rey de la película de El Señor de los anillos, o como el león de Narnia: son magnánimos, justos, tienen una estampa regia y respetable. Pero si no se han vencido las partes negativas, si se queda con la apariencia y no busca la esencia,  un leo es eminentemente soberbio, prepotente, tiene la fija idea de que todos tienen que hacer el trabajo por él, no tiene pareja o familia o amigos, tiene súbditos. Pueden ser muy perezosos, incluso sexualmente prefieren dejar que la pareja haga la labor, no ellos. Aparentan no tener tiempo de nada, casi nunca te pondrán atención, no saben escuchar. Un leo virtuoso es feliz siendo magnánimo aumentando así su majestuosa figura; un leo no virtuoso es feliz aplastando y humillando a los demás. Harán lo que sea por ser el centro de atención. Estos leos son los más peligrosos si tienen poder. Un leo es feliz si es el rey. Perdiendo ese poder, puede caer en depresiones indecibles. Felipe Calderón es de ese signo.

Angélica Rivera, la esposa actual del señor Nieto, es leo también. Aquí hay de dos:  o aún no ruge el león dentro de ella, o en casa es tratada como reina y ella manda en su casda o la segunda posibilidad:  si lo tiene, si tiene ese carácter Leo, la relación con un cáncer generalmente no promete ser duradera. Pues un leo no sabe ser sumiso y en general no son fieles.Y mientras cáncer adora la tranquilidad de casa, Leo tiene que estar haciendo mil cosas, aunque sea un poco de aquí y de allá.

La gente identifica  a los cáncer como “buenas personas pero muy sensibles y extremosos.” Por ello, mientras pasa el tiempo un cáncer se torna contradictorio. Y la mayoría de las personas no sabe cómo lidiar con ello.

Un cáncer prefiere reconocimiento a poder económico, pero disfruta si tiene el poder mientras no tenga muchos conflictos, si no, prefiere estar solo. El poder cambia a todo mundo, no  importa qué signo, color, posición, sexo o historia se tenga. El cambio, sin embargo, no necesariamente tiene que ser negativo.

Los signos zodiacales, bien mirados, no son aquellos que presagian príncipes azules y fortunas ocultas descomunales. Son mentiras cuando hablan de profesías nostradámicas o recompensas gratuitas. Pero sí son una divertida, aceptémoslo, y útil forma de conocer un poco el carácter y la personalidad de las personas, pues los rasgos sí se encuentran, reiteramos. No somos cartabones, no somos iguales. Cada cual ha tenido nacimientos distintos. La historia personal, el entorno, las circunstancias de vida son las determinantes; pero los rasgos que presentan los signos zodiacales son, si se da uno la oportunidad, verdaderamente reveladores.

Toda persona tiene rasgos que lo identican con su signo. La diferencia entre ellos estriba en que cada uno tiene más o menos desarrollados tanto sus atributos como defectos. El reto de conocer un signo zodiacal es esforzarse en identificar de qué lado de la balanza tiene una u otra característica y trabajar en volverlas hacia el lado que se piense le otorgará una vida más llevadera, si se quiere, feliz.

Sé que este tipo de episodios ya habrá provocado en más de uno el típico rodar ojitos como José Feliciano. Es curioso que muchas personas que aseguran buscar el conocimiento se cierren de un portazo a nuevos o distintos puntos de vista, ni siquiera por diversión. No importa, cada quien se resguarda en sus nichos de seguridad, completamente comprensible. Al final, la mayoría de las personas estamos más preocupados en preservar la apariencia que explorar nuestros fondos. Yo me adentré en su estudio por diversas razones; principalmente porque cuando creo personajes para alguna de mis novelas me ayuda a tener una aceptable delimitación de su personalidad.

Esto me lleva a afirmar que este futuro libro está escrito en primer lugar para mí, pues tengo esta necesidad de explicarme tranquilamente, sin dejar nada afuera, procurando no emitir juicios de valor, cuál es la verdadera esencia del Partido Revolucionario Institucional, cuáles son los mecanismos, la orgánica unión que con la población mexicana ha sostenido, con pocos tropiezos, por años; y qué le revela todo ello a un país igualmente contradictorio, múltiple y misterioso.

Tengo claro que este futuro libro está escrito para quien no está amañado por “la experiencia”, para quien no tiene restricciones en su capacidad de pensamiento y de imaginación. Este futuro libro es para los jóvenes. Tengo la esperanza de que alguno capte mi punto.

Advertisements

One thought on “El presente en sepia

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s