Los dilemas de Carmen Aristegui o abandonar a la heroína

La ausencia de Carmen Aristegui ha desatado una serie de rumores y elucubraciones que, debo confesar, me han atraído desde su carácter novelesco.

Dentro del trabajo de investigación que realizo para darle forma a mis personajes surgió esta especie de introspección (que de ninguna manera es real o son palabras de Carmen Aristegui) pero que, a mi parecer arrojan luces de “lo que está pasando” la nueva heroína de la izquierda mexicana y tomando como pretexto el estreno de la película del Batman, la imaginación se suelta.  Real o no, siento que hay ingredientes de realidad. Ustedes, ¿qué piensan?

Carmen Asciende.

Imagen

Carmen, en la soledad, lejos de todos, cansada, harta, reflexiona:

Soy una mujer exitosa tanto como madre como profesional, económicamente no me puedo encontrar mejor, soy fiel a mis principios y convicciones, me he dedicado desde el principio en buscar la verdad y darla a conocer. Estos últimos años mi esfuerzo por enfrentarme al gobierno del Pan y al sistema priista, a su candidato Peña, y al duopolio empresarial de los medios de información, se ha tornado tan intenso que mi propia estancia en la compañía en la que trabajo pone en entre dicho mis preceptos. Yo me pongo a mí misma en entredicho: ¿en verdad soy honesta al aceptar el premio que me otorgan en Francia en el cual primeramente necesito la aprobación de mi gobierno, ese gobierno contra el cual estoy luchando, con el que no estoy de acuerdo? ¿Es honrado aceptarlo? ¿Qué hago con un público que ya no es público sino fans? ¿Qué hago con la gente que me ve como la salvadora? Yo soy antes que nada periodista. Siempre lo he sido. Y nunca he querido ser otra cosa. ¿Nunca he querido ser otra cosa? ¿De verdad? En estos momentos detesto a los seguidores ciegos. No tengo porque rendirle cuentas a nadie. Y eso no significa que no sea humana. Simplemente mi naturaleza no es esa. Me atormenta saber que estoy traicionándome a mí misma. Me atormenta estar en un límite que pueda defraudar (de manera injusta para mí y para ellos) la confianza que el público ha depositado en mí.

Yo nunca pedí llegar a esto. ¿Nunca? ¿En verdad, dentro de mí, no lo ansiaba? Reconozco que no soy la más humilde. Tengo mis episodios de soberbia, y no soy muy democrática al momento de dirigir a mi equipo, ¡es que no se puede ser democrático en esto! (hasta ahora caigo en cuenta)  Pero tampoco soy injusta. Me sé muy buena en mi trabajo, no soy una persona sentimental, soy una coraza, soy eficiente, soy exigente. Pero eso no significa que no respete a los demás.

Las circunstancias me han traído a una cima en la que no quiero estar, o no sé si deba estar. Tengo el poder de guiar a muchas personas, y no sé si lo quiero ya. No nací para ejercer esa función y sin embargo yo sola he trabajado por ello. ¿Dónde queda entonces la objetividad con que podría vislumbrar el entorno? ¿Dónde queda entonces mi independencia como periodista cuando comienzo a sentir que dependo de mis seguidores? Ahora ya no solo es decir mi verdad, aquella que investigo hasta por debajo de las piedras, ahora es cuidar lo que digo porque tengo “una imagen”, porque soy una “figura pública”, y porque “me debo a mi público”.  Se ha tornado para mí misma más peligrosa mi imagen que lo que yo soy. Yo no quiero ser héroe.

¿Es legítimo que permanezca en una empresa que a todas luces no defiende lo que yo estoy defendiendo, que podría venirse abajo si me apoyase totalmente? Ellos son una empresa. Lo comprendo. No lo juzgo. Yo no defino claramente mi posición porque perdería audiencia, pero más importante, tengo miedo de perder credibilidad. Pese que a que no tendría que ser un problema admitir mis inclinaciones ideológicas, hoy por hoy me convertiría en la comida exquisita que mis adversarios anhelan devorar. ¿Y si no pasa nada luego de eso? ¿Qué hacer? ¿Tengo que ser el adalid que apoye todas las causas injustas? Yo no quiero ser héroe, no soy héroe de nadie. Soy periodista. ¿Cómo recobrarme a mí misma?

Este es fragmento de una de las entradas de este blog. Y son apuntes que forman parte de mi investigación para mi nueva novela, en composición actualmente y un próximo libro de ensayos e imaginaciones tentativamente llamado “Tiempo Pritérito y el México al que pertenece”.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s