Postmodernismo o la usurpación de disciplinas

Image

Yo soy postmod, tú eres postmod, él es postmod, ella es postmod, nosotros, ellos.

Publicistas que le hacen de artistas, analistas políticos que analizan publicidad y medios de información, comunicadores sociales que le hacen de publicistas, periodistas que le hacen de especuladores o agitadores sociales. El jugador de futbol le hace de modelo o de empresario o de comentarista en la televisión, amas de casa que le hacen de escritores, escritores y deportistas que le hacen de políticos, actrices de telenovelas que le hacen de poetas o cantantes, cantantes que le hacen de actores o políticos también.

Una que empieza como cantante luego le hace de diseñadora de moda, luego de empresaria restaurantera, luego de escritora, actriz, directora.

En el Postmod, la tarjeta de presentación no únicamente debe ostentar un cargo alto sino una multiplicidad de disciplinas: Fulano de Abrahman, empresario o entrepreneur, escritor, pintor, actor, webmaster, tuitstar, político.

¿Asistimos al Nuevo Renacimiento donde todos tenemos tales talentos múltiples y diversificados y cada uno lo llevamos a cabo con eficiencia y conocimiento? No.

Porque todo es aparente. Porque si usted indaga el sujeto en cuestión jamás cursó ningún tipo de estudio que lo acreditase para cada uno de sus variados talentos.

Hay alguien abajo que  hace las cosas y quien le “dirige” se adjudica el crédito completo.

Estas personas se lo acreditan porque sienten que aportaron “las ideas”, pero generalmente son ocurrencias.

Sí, siempre están las excepciones.

Pero algunos signos del Postmod son:

  1. La usurpación de oficios o profesiones, sin realmente tener los conocimientos.
  2. El traslape de oficions o profesiones, sin realmente tener los conocimientos.
  3. Multiplicidad de títulos. La mayoría de las veces también aparente.

El PostMod se define muy bien así: “hacemos como que hacemos de todo”.

El PostMod se define muy bien así: todo es apariencia.

Si observamos el entorno, en efecto, la apariencia le gana a la esencia. La realidad vista es una apariencia. El PostMod es la preponderancia de lo exterior.

En las redes sociales no hay quien no ofrezca rosarios de frases célebres de quienes han sido grandes hombres y mujeres. Los que redactan esos mensajes adoptan una apariencia de “mayor conocimiento” no de aprendizaje compartido. Y lo que fundamenta la idea de la apariencia como signo del Postmodernismo: nadie lleva a cabo lo que dice.

En el POSTMOD es más importante lo que se dice que lo que se hace.

Es más importante lo que se ve rápidamente y no lo que se observa detenidamente.

Se trata de que la apariencia cubra la esencia. Y esta se vaya empobreciendo, aunque el sujeto no se percate de ello.

El Postmod se trata de Fácilidad.

Lo fácil trasciende lo práctico o eficiente.

No tiene importancia la esencia porque no sirve de nada en esta realidad. Y es cierto, no sirve de nada, no tiene una función utilitaria.

Esta época privilegia no la discusión reflexiva sino la crítica encarnizada.

Postmod es aparentar creyendo que se es profundo.

Postmod es la diversificación de inutilidades.

Porque es más fácil hacer como que eres, hacer como que haces.

(continuará)

Advertisements

One thought on “Postmodernismo o la usurpación de disciplinas

  1. Gabriel Garibay estudió comunicación y publicidad en la Universidad de la Comunicación, una escuela creada por publicistas de la vieja guardia. A lo largo de su carrera tuvo como mentores a los publicistas más respetados de latinoamérica: Arturo Vázquez Tuero, Carlos Alazraki, Santiago Pando, José Beker, entre otros. Es reconocido comuno de los mejores creativos de su generación.

    Desde hace años, Garibay se dedica a la literatura (nota: no a ser famoso), tiene en su haber más de diez títulos publicados de manera independiente (y disponibles en internet).

    Novela, poesía.

    Se adentra de pronto en el performance o la pintura, pero solo como una exploración y juego. Primeramente es escritor y segundamente escritor y tercera y cuarta dimensión.

    Actualmente escribe un nuevo guion para la realización de un nuevo corto que se ubicará en los años 80.

    Las montañas que escala literariamente son, entre otras cimas: Thomas Mann, Mishima, Rimbaud, Octavio Paz, JM Coetzee, Carmen Boullosa.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s